Page header image

Asma: control ambiental

(Asthma: Environmental Control)

________________________________________________________________________

PUNTOS CLAVE

  • El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que causa tos, sibilancias y dificultad para respirar.
  • Los síntomas pueden empeorar cuando su hijo está expuesto a cosas como fumar, el polen, el moho, el polvo, u otras cosas en el medio ambiente.
  • Evitar exponerse a estos desencadenantes puede ayudar a prevenir problemas para su hijo.

________________________________________________________________________

El asma es una enfermedad de los pulmones duradera (crónica). Causa síntomas de tos, sibilancia y falta de aliento.

Los síntomas de asma son causados por dos problemas distintos en las vías respiratorias.

  • Un problema es que los músculos de las vías respiratorias se tensan, lo cual da una sensación de opresión en el pecho y causa los silbidos.
  • El otro problema es la inflamación, la irritación y la mucosidad excesiva en las vías respiratorias.

Si su hijo tiene asma, los síntomas comienzan frecuentemente cuando su hijo se expone a un desencadenante. Entre los desencadenantes del asma se incluyen:

  • Ejercicio
  • Alergias, como al polvo, el polen, el moho o al pelo de animales
  • Algo que irrite los pulmones de su hijo, como el aire frío, el humo u olores fuertes, como el de la pintura o los perfumes
  • Medicamentos como la aspirina o los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAID, por sus siglas en inglés)
  • Una infección como un resfrío, la gripe o una infección de los senos nasales
  • Emociones fuertes o estrés
  • Indigestión, también llamada enfermedad por reflujo gastro-esofágico (GERD, por sus siglas en inglés). Si su hijo suele tener problemas con la indigestión ácida, puede que tenga más síntomas de asma, especialmente cuando duerme.

Intente limitar el contacto de su hijo con estos desencadenantes, especialmente en lugares donde su hijo pasa mucho tiempo, como el hogar y el colegio.

Fumar

El humo de los cigarrillos, las pipas y los cigarros es dañino para niños y adultos en general, pero el humo es un problema aún mayor para niños con asma. Incluso el olor a humo en la ropa puede desencadenar síntomas del asma en un niño con vías respiratorias sensibles. Es menos probable que los niños que vivan en la misma casa que un fumador superen su asma cuando crezcan.

Los niños con asma no deberían permanecer en lugares donde haya humo. Nadie debería fumar en la casa, y nadie debería fumar en el automóvil en el que vaya a montarse un niño con asma.

Polen

El polen son pequeñas partículas liberadas en el aire por las plantas, como los árboles, la hierba y los arbustos. La cantidad de polen en el aire exterior varía dependiendo de la temporada y la hora del día. Las cantidades de polen y moho en el exterior suelen ser más bajas en las primeras horas de la mañana y más altas en el mediodía y en la tarde.

El polen de la hierba, los arbustos y los árboles es ligero y puede desplazarse muchas millas por el aire. Este polen entra en los ojos, la nariz y las vías respiratorias, provocando los síntomas de las alergias y el asma. El polen de las flores es más pesado y se desplaza de una planta a otra mediante insectos, más que por el aire. Como resultado, el polen de las flores raramente provoca alergias. Si bien es difícil evitar el polen por completo, he aquí algunas sugerencias:

  • Mantenga las ventanas cerradas (especialmente en el dormitorio de su hijo) y utilice el aire acondicionado central durante las temporadas de polen. Si se utiliza aire acondicionado en una habitación, haga que el aire interior circule en lugar de ingresar aire del exterior. Los purificadores de aire pueden ser útiles si los filtros se mantienen limpios. Los mejores son los filtros de aire particulado de alta eficiencia (HEPA, por sus siglas en inglés). Lave o cambie los filtros de aire una vez al mes.
  • Después de estar en el exterior durante la temporada de alergia, su hijo debe ducharse y cambiarse de ropa inmediatamente. No deje la ropa sucia en los dormitorios porque podría haber polen en ella.
  • Corte el césped con frecuencia. Esto limita la cantidad de polen liberado. Su hijo no debe estar justo al lado del césped que se esté cortando.

Moho

El moho se encuentra todo el año en la casa, en el exterior y en los alimentos, pero especialmente en zonas con mucha humedad. El moho se desplaza por el aire tanto en el interior como en el exterior. Los cuartos de baño y los sótanos húmedos son zonas donde suele crecer el moho. También es muy probable que salga moho en enfriadores evaporativos, humidificadores, y las bandejas de goteo y el cajón para las frutas y verduras del refrigerador. Estos son algunos métodos para reducir el crecimiento de moho:

  • La luz y la ventilación previenen el crecimiento de moho. En el cuarto de baño, limpie los azulejos, el piso, la cortina de la ducha y la tina minuciosamente y con frecuencia. Limpie también debajo del fregadero. Utilice una solución de limpieza que acabe con el moho. Por ejemplo, puede utilizar lejía doméstica diluida (1 vaso de lejía por 10 vasos de agua).
  • Repare los grifos y las tuberías que gotean. Intente acabar con las fugas y el agua estancada.
  • Use pintura en lugar de papel tapiz en las paredes. La pintura al esmalte previene el crecimiento de moho mejor que la pintura al látex. Se puede añadir una sustancia anti hongos a las pinturas para prevenir el crecimiento de moho.
  • Lo mejor es mantener la humedad de la casa entre el 30% y el 50%. Adquiera un deshumidificador para eliminar la humedad del aire si vive en un clima húmedo. Los deshumidificadores pueden impedir que crezca moho en zonas húmedas, como los sótanos. Busque zonas que se mojen después de una lluvia intensa y repare las goteras que encuentre.
  • Evite enfriadores evaporativos, vaporizadores y humidificadores con depósito, si puede, ya que son lugares perfectos para que aparezcan moho y bacterias. Cuando estos dispositivos se ponen en funcionamiento, el moho y las bacterias pueden extenderse por toda la casa. Si utiliza uno de estos dispositivos, vacíe el depósito a diario, límpielo con agua y jabón y séquelo minuciosamente. El depósito debe rellenarse justo antes de su uso.
  • Los invernaderos, pilas de compostaje y casas con muchas plantas también suelen tener moho. Cubra la tierra de las macetas con papel de aluminio para evitar que se diseminen las esporas de moho.

Polvo de la casa

El polvo doméstico está compuesto por muchos elementos, incluyendo la suciedad, restos de insectos, ácaros del polvo, moho, caspa animal, piel muerta, migajas y bacterias. El polvo se acumula en todos los artículos del hogar, como colchones, sofás, ropa, alfombras, cortinas y monos de peluche. Es difícil evitar el polvo doméstico, pero las siguientes ideas pueden ser de utilidad:

  • Evite tener muchos tiestos y objetos que acumulen polvo, especialmente en el dormitorio. Estos incluyen adornos, decoraciones de pared (cuadros, banderines y tapices), cortinas, persianas o pantallas, pilas de libros y pilas de papeles o juguetes.
  • De a su hijo peluches lavables “antialérgicos” siempre que sea posible. En el caso de niños que quieran dormir con peluches, déjeles solamente uno o dos en la cama y lávelos cada semana con agua caliente de como mínimo a 130°F (54.4°C). Guarde los juguetes, las muñecas y los juegos fuera del dormitorio o en un armario.
  • Mantenga la puerta del armario del dormitorio cerrada. Aspire el piso del armario con frecuencia. Guarde en el armario solamente la ropa de la temporada actual.
  • Lo mejor son los pisos sin alfombrar. Puede sustituir las alfombras fijas por tapetes antideslizantes lavables. Limpie los pisos frecuentemente con un trapo húmedo. Si tiene una alfombra fija, pase la aspiradora a fondo y con frecuencia. Cambie a menudo los filtros de la aspiradora. Aspire y limpie el polvo por la mañana temprano para que el polvo se asiente antes de la hora de la siesta o la hora de dormir. Lo mejor es aspirar cuando su hijo no esté en casa o dejar que su hijo permanezca en otra zona de la casa de 30 a 60 minutos después de aspirar. Asegúrese de limpiar debajo de los muebles y dentro del armario.
  • Los colchones deberían tener fundas a prueba de alérgenos, como por ejemplo, de plástico. Puede conseguir fundas a prueba de alérgenos en tiendas donde vendan ropa de cama. Las cremalleras o las aberturas deben taparse con cinta adhesiva. Utilice únicamente almohadas de poliéster. Compre fundas de almohada a prueba de alérgenos o lave las almohadas cada semana con agua caliente. Lave también las cobijas, sábanas y fundas de almohada en agua muy caliente (más de 130°F o 54.4°C) cada semana. Además puede usar agua menos caliente con detergente y lejía. Evite los productos con plumas, lana, ceiba o espuma de plástico.
  • Los aires acondicionados y las calderas de aire forzado deberían tener un sistema de filtración de polvo. Los filtros deberían cambiarse cada 2 a 4 semanas. Se pueden cortar filtros para que cubran los orificios de ventilación de las habitaciones si los filtros de la caldera central no se cambian cada 2 semanas. Realice una limpieza profesional de los conductos de aire frío y caliente al menos cada 4 a 5 años.

Mascotas

Los alérgenos se encuentran en la saliva, la caspa y la orina de los animales. Estos provocan reacciones alérgicas en muchas personas. Los niños pueden ser más sensibles a un tipo de animal (como los gatos) que a otro. Todos los animales con pelo pueden causar reacciones alérgicas. Los reptiles de sangre fría, como las serpientes, las tortugas, los lagartos y los peces, no dan problemas.

Si su hijo es sensible a los animales y tiene una mascota, lo mejor es sacar la mascota de su casa. Dar una mascota en adopción es muy duro, pero si su hijo es muy sensible, puede que sea necesario. Una vez se haya ido la mascota, limpie minuciosamente la casa. Es especialmente importante limpiar los muebles tapizados, las superficies de las paredes, los tapetes, las cortinas y los sistemas de calefacción y aire acondicionado.

Si tiene una mascota a la que su hijo sea sensible, esta debería vivir fuera de la casa y NUNCA en el dormitorio del niño. Mantenga la puerta del dormitorio de su hijo cerrada. Mantenga las mascotas siempre alejadas de las zonas comunes y habitaciones donde duerman niños con asma.

  • Bañe las mascotas semanalmente.
  • Lávese las manos justo después de cualquier contacto con una mascota.
  • Haga que los miembros de la familia que no sean alérgicos bañen, cepillen o peinen las mascotas y limpien las jaulas o cajas de arena en el exterior.
  • Cambie los filtros del aire acondicionado y la caldera con regularidad.

Cucarachas

Las cucarachas y sus excrementos son uno de los principales desencadenantes de alergias y empeoran los síntomas del asma. Para librarse de las cucarachas:

  • Guarde los alimentos y la basura en recipientes con tapaderas bien cerradas. Saque la basura con frecuencia.
  • No deje nunca comida fuera. Especialmente, no deje comida en los dormitorios. No deje fuera comida para mascotas o comederos sucios.
  • Barra el piso o pase la aspiradora, lave las vajillas y limpie los mostradores y la estufa apenas termine de comer.
  • Tape las grietas que haya por la casa para impedir que entren cucarachas.
  • No almacene bolsas de papel, periódicos o cajas de cartón.
  • Use estaciones de cebo y otros venenos ecológicamente seguros contra cucarachas.

Contaminación del aire

Los diferentes tipos de contaminantes del aire interior y exterior pueden empeorar el asma. Esto incluye el ozono, polvo, humo, vapores de pintura y perfumes u olores fuertes. Las condiciones climatológicas como una temperatura fría y una humedad baja pueden empeorar el asma, especialmente los días de mayor contaminación.

  • Consulte los servicios de noticias para conocer el índice de contaminación y los niveles de polen a diario.
  • Evite realizar actividades físicas innecesarias en el exterior los días que el índice de contaminación o los niveles de polen sean altos.
  • Evite utilizar una chimenea o estufa de leña, un calentador de queroseno o una estufa o calentador de gas sin ventilación.
  • En el interior, evite que su hijo se exponga a perfumes, polvos de talco, laca, ambientadores, suavizantes, alfombras o tableros aglomerados nuevos u otros aerosoles u olores fuertes.

Resfríos y gripe

Los resfríos y la gripe empeoran el asma y a menudo desencadenan episodios de asma. Los virus que causan enfermedades respiratorias son más comunes durante los meses de otoño e invierno. Controle los síntomas del asma y realice un seguimiento regular del flujo máximo. Para ayudar a prevenir los resfríos y la gripe:

  • Lávese las manos antes de comer y cuando entre en contacto con otros que puedan tener un resfrío o la gripe.
  • Duerma lo suficiente, haga ejercicio con regularidad y siga una dieta saludable.
  • Intente evitar un contacto cercano con personas que tengan un resfrío o la gripe.
  • Reciba una vacuna contra la gripe anualmente. Esto ayuda a prevenir complicaciones de la influenza en el caso de niños con asma.

Sulfitos

Los sulfitos son un conservante alimentario que se encuentra en determinados alimentos, como los camarones, el atún en lata, la fruta seca, los encurtidos y las aceitunas. En casos poco frecuentes, los sulfitos pueden causar asma severa en algunos niños.

Developed by RelayHealth.
Pediatric Advisor 2015.2 published by RelayHealth.
Last modified: 2015-04-30
Last reviewed: 2015-03-19
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©1986-2015 McKesson Corporation and/or one of its subsidiaries. All rights reserved.
Page footer image