Page header image

Sangrado: severo

(Bleeding: Severe)

¿Qué es una hemorragia severa?

La hemorragia severa puede producirse en una arteria (sangrado arterial) o en una vena (sangrado venoso). En el sangrado arterial, la sangre brota o sale con fuerza de la herida con cada latido del corazón. En el sangrado venoso severo, la sangre sale de la herida con un flujo uniforme. La sangre arterial es color rojo brillante, en comparación con el color azulado más oscuro de la sangre venosa. Sin embargo, el sangrado leve (de los capilares) también puede ser de color rojo brillante.

Primeros Auxilios para la Hemorragia Arterial

  • No quite objetos que estén dentro de la herida.

    Quite cualquier detrito visible o suciedad de la herida. No obstante, NO quite un objeto como un cuchillo, palo o flecha del cuerpo. Puede causar más daño y aumentar la cantidad de sangrado. Coloque paños y vendajes alrededor del objeto, y fije el objeto en su lugar con cinta adhesiva.

  • Aplique presión directa

    Coloque inmediatamente varios vendajes estériles o cualquier tela limpia que tenga a mano (toallas, sábanas, camisas o pañuelos) sobre la herida y aplique presión directa. La presión debe ser fuerte y continua. Puede aplicar esta presión con la palma de la mano. Actúe rápidamente, porque la pérdida prolongada de sangre puede causar choque. Siga aplicando presión hasta que llegue alguna ayuda. NO quite el vendaje si se satura con sangre. En vez, coloque otro encima. NO trate de limpiar una herida grande. Esto puede causar más sangrado. NO aplique un torniquete para controlar el sangrado arterial, excepto como último recurso.

  • Unidad móvil de socorro (911)

    Mientras usted atiende la hemorragia, haga que alguien llame inmediatamente a una unidad móvil de socorro.

  • Evite el choque

    Acueste a su hijo con los pies elevados a una altura de 25 a 30 cm. (10 a 12 pulgadas), para prevenir los síntomas del choque (baja presión sanguínea). Si su hijo está pálido y tiene las manos y los pies fríos, el choque es inminente.

Primeros Auxilios para la Hemorragia Venosa

  • Aplique presión directa
    • Coloque dos o tres vendajes estériles (o una toalla o sábana limpia) sobre la herida.
    • Aplique presión directa a la herida durante 8 a 10 minutos, utilizando toda la mano. La presión directa siempre puede detener la hemorragia venosa si se aplica en el lugar correcto.
    • Luego, sujete los vendajes firmemente en su lugar (las vendas elásticas proporcionan excelente compresión) y déjelos colocados hasta que el niño llegue a la sala de urgencias.
    • No se debe aplicar nunca un torniquete para controlar el sangrado venoso. Esto puede causar más mal que bien.
  • Obtenga atención de emergencia

    Vaya en automóvil a la sala de emergencias más cercana. Si su hijo está claramente en estado de choque o sangra mucho, llame a la unidad móvil de socorro (911).

  • Evite el choque

    Haga acostar a su hijo con los pies elevados de 25 a 30 cm. (10 a 12 pulgadas), para prevenir los síntomas del choque.

Written by Barton D. Schmitt, MD, author of “My Child Is Sick,” American Academy of Pediatrics Books.
Pediatric Advisor 2015.2 published by RelayHealth.
Last modified: 2011-06-24
Last reviewed: 2014-06-10
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©1986-2015 Barton D. Schmitt, MD FAAP. All rights reserved.
Page footer image