Page header image

Limpieza De Lentes De Contacto: Versión para adolescentes

(Contact Lens Cleaning: Teen Version)

________________________________________________________________________

PUNTOS CLAVE

  • Los gérmenes en las lentes de contacto pueden provocar infecciones oculares serias que pueden llegar a producir ceguera. Una limpieza adecuada de las lentes de contacto acaba con estos gérmenes. La limpieza también evita la irritación de los ojos y elimina las sustancias que pueden reducir la duración de las lentes.
  • Tu profesional médico de la vista puede recomendar ciertos productos basado en lo que es mejor para tus lentes y más seguro para tus ojos. Siempre consulta con tu profesional médico de la vista antes de cambiar las soluciones de las lentes de contacto. Siempre lee las etiquetas de las soluciones de tus lentes de contacto. Sigue las instrucciones atentamente.

________________________________________________________________________

¿Por qué es importante limpiar las lentes de contacto?

Durante uso normal, suciedad, partículas de proteína y gérmenes pueden llegar a las lentes de contacto. Los gérmenes pueden provocar infecciones oculares graves que pueden llegar a producir ceguera. Una limpieza adecuada de las lentes de contacto acaba con estos gérmenes. La limpieza también evita la irritación de los ojos y elimina las sustancias que pueden reducir la duración de las lentes.

¿Qué tipos de productos se usan para limpiar las lentes de contacto?

Las lentes permeables a los gases (PG) requieren:

  • Limpiadores
  • Soluciones para lavado y almacenamiento
  • Soluciones humectantes que se usan para mojar las lentes antes de ponerte las lentes en los ojos

Las lentes blandas requieren soluciones que incluyen:

  • Limpiadores diarios
  • Soluciones desinfectantes que son productos químicos o peróxido de hidrógeno y a veces incluye una solución neutralizante
  • Soluciones para enjuague y almacenamiento

Además de limpiar tus lentes para eliminar la suciedad y los gérmenes, tu profesional médico de la vista puede recomendar la limpieza con enzimas para ayudar a eliminar los depósitos de proteínas.

Puedes usar una solución polivalente para limpiar, enjuagar, desinfectar y guardar tus lentes de contacto. Esto te permite limpiar las lentes, enjuagarlas por el tiempo indicado y desinfectarlas con la misma solución. Con las soluciones polivalentes no necesitas otros productos para el cuidado de las lentes.

Puedes usar soluciones de peróxido de hidrógeno para limpiar, desinfectar, enjuagar y guardar tus lentes de contacto. Este tipo de sistema de limpieza no tiene conservantes y es una buena opción para personas que no toleran las soluciones polivalentes. El peróxido de hidrógeno puede picar, quemar y dañar permanentemente tus ojos, por lo que siempre debes usar un neutralizador con desinfección de peróxido antes de insertar tus lentes de contacto. La solución neutralizante hace que el peróxido sea seguro para tus ojos.

Hay dos formas de usar el peróxido de hidrógeno para la limpieza de lentes de contacto. El proceso en un solo paso neutraliza las lentes durante la fase de desinfección, mientras que el proceso en dos pasos neutraliza las lentes después de la fase de desinfección.

¿Cuándo se hace la limpieza?

Las lentes se deben limpiar y desinfectar cada noche. Si llevas lentes de contacto blandas de uso diario o lentes de reemplazo frecuente, límpialas y desinféctalas todas las noches. Los profesionales médicos de la vista recomiendan quitarte las lentes de contacto antes de irte a dormir, incluso las de reemplazo frecuente. Las lentes de uso diario deben ser desechadas. No intentes limpiarlas para usarlas de nuevo.

¿Cómo hay que limpiar las lentes?

Para limpiar y desinfectar tus lentes correctamente, sigue las instrucciones que vienen con tu producto de limpieza. Siempre manipula tus lentes de contacto suavemente porque las lentes de contacto blandas se puede desgarrar. Asegúrate de prestar atención a cuál es el lente de tu ojo derecho y cuál es el lente de tu ojo izquierdo. Para ayudarte a no confundirte, siempre maneja la lente derecha primero.

Asegúrate de que las soluciones estén claramente identificadas para no confundir los botes. Algunas soluciones pueden irritar o dañar los ojos si se aplican directamente.

En general, seguirás estos pasos:

  • Siempre lávate las manos con agua y jabón antes de tocar tus lentes.
  • Retira la lente derecha y colócala en la palma de tu mano para que se curve como una copa. Deja caer unas gotas de la solución de limpieza diaria sobre la lente. Frota la lente moviendo un dedo hacia adelante y hacia atrás durante 30 segundos. El limpiador diario ayuda a disolver suciedad y aceite.
  • Puedes sujetar la lente con la punta de los dedos o dejarla en la palma de la mano, y enjuagarla bien usando la solución salina estéril.
  • Si usas lentes permeables a los gases, ponlas en un estuche limpio y seco con unas cuantas gotas de solución de lavado. Nunca guardes las lentes en agua del grifo o una solución casera.
  • Si tienes lentes de contacto blandas, también necesitas desinfectarlas.
    • Para ello, llena el estuche de las lentes con solución desinfectante. Coloca la lente en el lado correcto del estuche. Repite estos pasos con la lente izquierda. Con la mayoría de soluciones desinfectantes, las lentes deben dejarse en remojo varias horas. Lo más indicado es dejarlas en la solución toda la noche, pero al menos deben permanecer el tiempo mínimo indicado en las instrucciones del producto.
    • Si estás usando una desinfección de peróxido de un paso, llena el estuche hasta la línea con la solución de peróxido y coloca la cesta de la lente en el estuche. Deja las lentes en la solución durante el tiempo recomendado (el mínimo suele ser 6 horas) o durante toda la noche. Si estás usando una desinfección de peróxido de dos pasos, llena el estuche hasta la línea con la solución de peróxido y coloca la cesta de las lentes en el estuche. Deja las lentes en la solución durante el tiempo recomendado (normalmente, entre 10 y 15 minutos). A continuación, saca el estuche del recipiente y enjuaga las lentes con la solución salina estéril. Quita la solución de peróxido del recipiente. Rellena el recipiente hasta la línea con la solución de enjuagado. Recuerda que el estuche debe tener un disco catalítico incorporado. Deja las lentes dentro de la solución neutralizante con el disco catalítico durante el tiempo recomendado (unas 6 horas) o durante toda la noche.
  • Lávate las manos con jabón y agua antes de ponerte las lentes en los ojos. Saca una de las lentes del estuche, enjuágala bien con solución salina estéril de enjuague y póntela en el ojo. Repite con la otra lente. Enjuaga el estuche con solución salina todos los días y sécalo con un paño limpio sin pelusas o déjalo secar al aire. Asegúrate de que el estuche esté completamente seco antes de volver a usarlo.

¿Qué es la limpieza enzimática de las lentes de contacto blandas?

En la limpieza con enzimas se usa un producto de limpieza especialmente indicado para eliminar los depósitos de proteínas que se acumulan en las lentes de contacto blandas. Las proteínas pueden acumularse y estropear las lentes, además de irritarle los ojos. La limpieza con enzimas puede eliminar estas proteínas, pero no quita la suciedad ni los aceites, y no acaba con los gérmenes. Necesitarás otros productos para limpiar y desinfectar las lentes de contacto.

La limpieza con enzimas se suele hacer una vez en semana, a menos que tu profesional médico de la vista te indique otra cosa. Usa el limpiador enzimático el mismo día cada semana para ayudarte a recordar cuándo debes hacerlo.

Necesitas un limpiador enzimático aprobado por tu profesional médico de la vista, dos ampollas plásticas pequeñas que generalmente vienen con el limpiador enzimático y una solución salina estéril para enjuagar. No es seguro usar agua del grifo con tu limpiador enzimático. El agua del grifo puede estar contaminada. No uses agua destilada en lugar de la solución salina. La solución salina es más segura que para tus lentes.

Para usar el limpiador con enzimas adecuadamente, sigue estos pasos:

  1. Lava tus manos con agua y jabón y sécalas.
  2. Coloca una pastilla de enzimas en cada recipiente de plástico y llénalos con la solución salina estéril. Agita los recipientes hasta que se disuelvan las pastillas de enzimas. Burbujearán un poco.
  3. Coloca la lente derecha en el recipiente marcado con una R y la lente izquierda en el marcado con una L. Deja las lentes en remojo durante el tiempo recomendado, normalmente 2 horas como mínimo.
  4. Cuando haya pasado el tiempo, lava y enjuágate las manos. Coloca una de las lentes en la palma de tu mano y usa un dedo para frotarla de un lado a otro durante unos 30 segundos. Así ayudarás a eliminar los depósitos de proteínas sueltos.
  5. Enjuaga bien la lente con la solución salina. A continuación, completa los pasos diarios de limpieza y desinfección.

Repite los pasos 4 y 5 con la otra lente.

¿Qué soluciones debería usar?

Hoy día hay a la venta muchos productos para el cuidado de las lentes. Las soluciones pueden contener diferentes conservantes. Si algunas lentes entran en contacto con más de un conservante, puede producirse una reacción química. Esta reacción puede irritar los ojos o decolorar las lentes de contacto. Algunas lentes de contacto se decoloran si cambia a un producto que contiene peróxido de hidrógeno para limpiarlas. Incluso cambiar de una marca de limpiador con peróxido de hidrógeno a otra puede dañar sus lentes. Usar el limpiador enzimático incorrecto puede dañar sus lentes.

Las lentes de contacto blandas suelen ser las más delicadas. Pero también hay problemas con las lentes permeables a los gases. Por ejemplo, algunas soluciones de enjuague o humectantes pueden dejar pegajosas las lentes permeables a los gases.

Tu profesional médico de la vista puede recomendar ciertos productos basado en lo que es mejor para tus lentes y más seguro para tus ojos. Siempre consulta con tu profesional médico de la vista antes de cambiar las soluciones de las lentes de contacto. Siempre lee las etiquetas de las soluciones de tus lentes de contacto. Sigue las instrucciones atentamente.

Este artículo fue revisado para controlar su exactitud médica por el cuerpo docente del Instituto Oftalmológico Wilmer del Hospital Johns Hopkins (Wilmer Eye Institute at Johns Hopkins). Sitio web: https://www.hopkinsmedicine.org/wilmer/
Developed by Change Healthcare.
Pediatric Advisor 2019.4 published by Change Healthcare.
Last modified: 2019-07-25
Last reviewed: 2019-07-15
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2018 Change Healthcare LLC and/or one of its subsidiaries
Page footer image