Page header image

Diabetes: El Plan De Comidas De Su Hijo

(Diabetes: Your Child’s Meal Plan)

________________________________________________________________________

PUNTOS CLAVE

  • Hay varias maneras de planificar las comidas para ayudar a controlar la diabetes. Su especialista de diabetes le ayudará a encontrar un plan de comidas que funcione para su hijo.
  • La mayoría de los planes se basan en contar los carbohidratos en la comida, porque los carbohidratos tienen el mayor efecto sobre el nivel de glucosa en la sangre de su hijo. Los carbohidratos, también conocidos como hidratos de carbono, son una fuente de energía para el cuerpo. Los carbohidratos se encuentran en alimentos como la pasta, pan, cereales, arroz, papas, frijoles, arvejas (chícharos), vegetales con almidón, frutas, refrescos y caramelos.
  • Es importante que se reúna con una dietista para hacer un plan de comidas que se adapte al gusto y estilo de vida de su hijo, y al presupuesto de su familia.

________________________________________________________________________

¿Por qué es importante controlar la dieta de mi hijo cuando mi hijo tiene diabetes?

Tener diabetes significa tener demasiada glucosa (azúcar) en la sangre. El cuerpo transforma en glucosa parte de los alimentos que come y bebe su hijo. La sangre de su hijo lleva la glucosa a las células del cuerpo. Su hijo necesita glucosa en sus células para producir energía, pero demasiada glucosa en la sangre no es buena para la salud de su hijo. El cuerpo utiliza insulina para ayudar a mover la glucosa en la sangre a las células.

La diabetes es un problema en la forma en que el cuerpo produce o utiliza la insulina. La insulina se produce en el páncreas, que es un órgano situado en la parte superior del vientre. La diabetes tipo 1 se desarrolla cuando el páncreas de su hijo deja de producir insulina. La diabetes tipo 2 se desarrolla cuando el páncreas de su hijo no produce suficiente insulina o el cuerpo no puede utilizar la insulina. Cuando el cuerpo de su hijo no tiene suficiente insulina o tiene problemas para utilizar la insulina, la glucosa se acumula en la sangre y no puede llegar a las células.

La diabetes tipo 1 se trata con insulina, pero la selección de alimentos y la actividad física siguen siendo muy importantes para controlar el nivel de glucosa en la sangre y evitar complicaciones. La meta de la selección de alimentos es tratar de mantener el nivel de glucosa en la sangre de su hijo en un nivel normal a lo largo del día. Esto se hace ajustando la dosis de insulina de su hijo con la cantidad de carbohidratos que come o bebe su hijo. Los planes de comida se pueden diseñar para adaptarse al estilo de vida de su hijo.

Con la diabetes tipo 2, a veces su hijo puede controlar los niveles de glucosa en la sangre solo con la dieta y la actividad física. O su hijo puede tener que tomar un medicamento oral o darse inyecciones de insulina.

Comprender cómo afectan los alimentos y las bebidas a la glucosa en sangre es una parte importante de cuidar bien de su hijo.

¿Cuáles son los distintos tipos de planes de comidas?

Hay varias maneras de planificar las comidas para ayudar a controlar la diabetes. Su especialista de diabetes le ayudará a encontrar un plan de comidas que funcione para su hijo. La mayoría de los planes se basan en contar los carbohidratos en la comida, porque los carbohidratos tienen el mayor efecto sobre el nivel de glucosa en la sangre de su hijo. Los carbohidratos, también conocidos como hidratos de carbono, son una fuente de energía para el cuerpo. Incluya carbohidratos en una cantidad que le dé energía a su hijo mientras controla sus niveles de glucosa en la sangre. Existen tres tipos básicos de carbohidratos: almidones, azúcares y fibra dietética.

  • Los azúcares como la glucosa y la fructosa aumentan el nivel de glucosa en la sangre muy rápido. Azúcar se encuentra en alimentos como fruta, leche, refrescos, productos horneados y dulces.
  • Los almidones se encuentran en alimentos de origen vegetal, como la pasta, el pan, los cereales, el arroz, las papas, los frijoles y el maíz. Algunos almidones se convierten en energía muy rápido, pero otros, como cereales enteros, se convierten más lentamente.
  • La fibra dietética es la parte de las plantas que no se puede digerir. La fibra se encuentra en el pan y la pasta de grano integral, frijoles, arvejas (chícharos), vegetales de hoja, uvas pasas, ciruelas pasas, peras, manzanas y bayas. La fibra puede ayudar a controlar la glucosa en la sangre al disminuir la rapidez con que el cuerpo absorbe el azúcar de los alimentos.

Los tipos más comunes de planes de comidas son:

  • El Método del Plato: Esta es una manera fácil de comer en forma sana y controlar las porciones, los carbohidratos y las calorías. Llene la mitad de un plato de 9 pulgadas con frutas y vegetales sin almidón. Una cuarta parte del plato es para los almidones como cereales de grano integral y vegetales con almidón. La otra cuarta parte del plato es para las proteínas como carne magra. Su hijo puede tomar una porción de leche o yogur bajos en grasa y una porción pequeña de fruta a un lado. También puede agregar pequeñas cantidades de grasa saludable. Esta manera de planificar las comidas de su hijo se concentra en comer más vegetales y menos alimentos con almidón. Esto ayuda a controlar nivel de glucosa en la sangre.
  • Plan de comida de conteo de carbohidratos: Este plan lo ayuda a calcular la cantidad de carbohidratos en cada comida o refrigerio y ajustar la dosis de insulina de su hijo a la cantidad de carbohidratos. Este plan funciona mejor si su hijo se inyecta insulina con cada comida.
  • Plan de comida de carbohidratos constantes: Con el plan de comida de carbohidratos constantes, su hijo cuenta las porciones de carbohidratos y consume el mismo número de porciones de carbohidratos en cada comida o refrigerio. Su hijo usa insulina u otros medicamentos para la diabetes a la misma hora y en las mismas cantidades cada día.
  • Lista de intercambio de alimentos: Este plan divide los alimentos en grupos de almidones, frutas, leche, grasas, vegetales y carne. El plan le ofrece porciones de alimentos en cada grupo con casi la misma cantidad de carbohidratos, proteína, grasa y calorías. Esto le permite a su hijo intercambiar elecciones de una lista de comidas.

Es importante que se reúna con una dietista para hacer un plan de comidas que se adapte al gusto y estilo de vida de su hijo, y al presupuesto de su familia.

¿Cuál es la forma de comer más sana para mi hijo?

  • Comer una dieta bien equilibrada. Ayude que su hijo a comer un equilibrio de vegetales y frutas frescas, productos lácteos bajos en grasa, carnes magras y pescado, frijoles, cereales enteros, nueces y semillas.
  • Controlar los carbohidratos cuidadosamente. Los carbohidratos afectan al nivel de glucosa en sangre de su hijo más que la proteína o la grasa. Su hijo necesita equilibrar la insulina que toma con la cantidad de carbohidratos que consume. Esto ayudará a mantener el nivel de glucosa en la sangre de su hijo a un nivel saludable y a prevenir problemas de salud. La prueba de glucosa en la sangre de su hijo 2 horas después de una comida le ayudará a averiguar cómo las diferentes combinaciones de alimentos y bebidas pueden afectar la glucosa en la sangre de su hijo. Aprender cómo responde el cuerpo de su hijo a las comidas ayudará a mejorar el nivel de glucosa en la sangre.
  • Comer todos los días a la misma hora. La insulina y los medicamentos orales para la diabetes reducirán la glucosa en la sangre de su hijo, ya sea que su hijo coma o no. Es importante no saltarse comidas. Su hijo debería probar comer aproximadamente a la misma hora todos los días para evitar un nivel bajo de glucosa en la sangre. Asegúrese de que su hijo lleve refrigerios en caso de que haya un cambio en el horario que afecte la hora de la comida de su hijo.
  • Usar refrigerios para prevenir las reacciones de insulina. Los refrigerios ayudan su hijo a evitar que baje demasiado el nivel de glucosa en sangre después de inyectarse insulina. Aunque existen algunos momentos en que puede esperar que cada tipo de insulina alcance su pico de actividad, los picos reales varían de una persona a otra. Su hijo se irá dando cuenta, por experiencia, cuándo necesita comer un refrigerio. Los distintos tipos de refrigerios tienen distintos efectos. El azúcar de la fruta durará 1 o 2 horas, así que la fruta es un buen refrigerio para la mañana o la tarde. Carbohidratos como galletas saladas de grano entero o pan comido con proteínas como queso o carne bajos en grasa, se convierten en azúcar más lentamente. Si su hijo tiene un nivel bajo de glucosa en la sangre durante la noche, puede agregar una proteína magra al refrigerio de carbohidrato que come a la noche. Esto puede hacer que el azúcar dure toda la noche. La leche y el yogur son una mezcla natural de carbohidratos y proteína, y por lo tanto son buenos refrigerios para la hora de acostarse.
  • Elegir grasas saludables y limite el colesterol, la grasa saturada y la grasa trans en su dieta. Comer demasiados alimentos con mucho colesterol, grasa saturada o grasa trans puede llevar a niveles altos de materia grasa en la sangre como colesterol y triglicéridos. El colesterol alto aumenta su riesgo de enfermedad del corazón. Las personas que tienen diabetes corren un mayor riesgo de sufrir la enfermedad del corazón.

    Los niveles de colesterol y triglicéridos pueden aumentar si los niveles de glucosa en la sangre son demasiado altos. Debería hacerse controles de su nivel de colesterol y triglicéridos por lo menos una vez por año. Si lo necesita, su dietista puede ayudarle a ajustar su plan de comida.

    • La grasa saturada se encuentra en alimentos como la carne roja, la manteca de cerdo, la mantequilla y los productos lácteos ricos en grasa como el queso y la leche entera. La grasa trans se encuentra en alimentos como donas, tortas, galletas dulces, galletas saladas y algunas margarinas. Elija productos lácteos bajos en grasa, carnes magras como pescado y aves sin piel y grasas más saludables como aceite de oliva y aceite de canola. Lee las etiquetas de los alimentos y elije alimentos hechos sin grasa trans y con poca o ninguna grasa saturada.
  • Beber mucha agua y líquidos sin azúcar. Agua es la opción más saludable. Otras opciones sin azúcar incluyen agua con sabor, agua con gas o té. Asegúrese de contar los carbohidratos en el jugo, la leche y la limonada natural o las mezclas de jugos, si su hijo toma esas bebidas.
  • Mantener un peso saludable. Pregúntele a su dietista cuántas calorías necesita su hijo cada día. Si su hijo tiene sobrepeso, consulte con su dietista para hacer un plan de pérdida de peso gradual. Perder peso también facilitará el control del nivel de glucosa en la sangre de su hijo.
  • Comer más fibra. La fibra es la parte de las plantas que no se puede digerir. Agregar fibra puede ayudar a reducir el nivel de glucosa en la sangre. Por ejemplo, el nivel de glucosa en la sangre de su hijo puede no ser tan alto después de comer frijoles como después de comer pan blanco porque los frijoles tienen más fibra. Las frutas y los vegetales frescos, frijoles, las nueces, la avena, las palomitas de maíz y los panes de grano integral son alimentos muy ricos en fibra.
  • Evitar las comidas con mucha sal (sodio). Comer comidas con mucha sal puede elevar la presión arterial de su hijo. La presión arterial alta aumenta el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular y complicaciones de la diabetes, como problemas del corazón, de la vista y de los riñones. Consulte con su dietista sobre la cantidad de sal que debe tomar su hijo cada día.
  • Su hijo no debe comer demasiada proteína si tiene problemas de riñón. Consumir demasiada proteína puede ser un problema si su hijo tiene enfermedad del riñón. Siga las recomendaciones del profesional médico de su hijo sobre la cantidad de proteína que debe consumir. Una dietista lo puede ayudar a planificar una dieta con menos proteínas.

Para obtener más información, póngase en contacto con:

Developed by Change Healthcare.
Pediatric Advisor 2019.4 published by Change Healthcare.
Last modified: 2019-07-30
Last reviewed: 2019-01-27
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2018 Change Healthcare LLC and/or one of its subsidiaries
Page footer image