Page header image

Diabetes: infecciones

(Diabetes: Infections)

¿Cuáles son las infecciones comunes con la diabetes?

Si su hijo tiene diabetes, corre un mayor riesgo de tener una infección que las personas que no tienen diabetes. Su hijo está más propenso a contraer:

  • Infecciones causadas por bacterias, como infecciones de la vejiga o riñón, forúnculos (nódulos infectados debajo de la piel), orzuelos (nódulos infectados en el párpado), enfermedad de las encías y otras infecciones de la boca, infecciones de los pies, o cortadas y llagas infectadas
  • Infecciones por hongos, como la candidiasis oral o algodoncillo, pie de atleta, culebrilla, infecciones de las uñas, o infecciones vaginales por hongos levaduriformes

Si su hijo tiene una infección causada por un virus, como la gripe, está más propenso a tener síntomas severos o problemas.

Incluso un pequeño corte, en el pie de su hijo por ejemplo, puede no sanar bien y se puede volver un problema serio o un problema que amenaza la vida o una extremidad.

¿Cuál es la causa?

La diabetes puede causar más infecciones porque:

  • Los niveles elevados de azúcar en la sangre pueden estimular el crecimiento de algunas bacterias y hongos levaduriformes
  • Los niveles elevados de azúcar en la sangre pueden dificultar la tarea del sistema inmunológico a combatir infecciones.
  • El riego malo de sangre, especialmente a los pies y la parte baja de las piernas, puede limitar su capacidad para combatir las infecciones aunque sufra sólo pequeños raspones o cortadas.
  • Es posible que su hijo no note lesiones en los pies, piernas o manos debido al daño neurológico y el adormecimiento. Si no se tratan, las lesiones se pueden infectar.

¿Cuáles son los síntomas?

Dependiendo del tipo de infección y dónde se encuentra en el cuerpo, los síntomas pueden incluir:

  • Enrojecimiento, hinchazón y piel que se siente caliente al tacto
  • Picazón
  • Sarpullido
  • Estrías rojas que se alejan de la herida o la llaga
  • Nódulos inflamados o dolorosos o llagas llenas de pus
  • Dolor al orinar u orinar más frecuentemente
  • Fiebre
  • Vómitos o diarrea

¿Cómo se diagnostica?

Su profesional médico le hará preguntas sobre la historia clínica y los síntomas de su hijo y lo examinará. Las pruebas pueden incluir:

  • Análisis de una muestra de pus
  • Una biopsia, que es la extracción de una pequeña muestra de tejido para poder examinarlo
  • Análisis de sangre y de orina
  • Radiografías

¿Cómo se trata?

Su profesional médico puede recetar antibióticos u otros medicamentos para tratar la infección. Debido a que la infección puede empeorar más rápidamente si su nivel de azúcar está alto, el nivel de azúcar en la sangre de su hijo debe ser controlado. Además del medicamento para combatir la infección, el tratamiento de su hijo puede incluir fluidos por vía intravenosa e insulina para rápidamente obtener control sobre su nivel de azúcar en la sangre, aunque normalmente su hijo no use insulina. Vómitos o diarrea pueden causar nivel bajo de azúcar en la sangre, especialmente si su hijo no puede comer. Es posible que deban internar a su hijo en un hospital, o que deba consultar con su profesional médico con mayor frecuencia.

La manera más importante para prevenir una amputación o problemas potencialmente letales, es seguir las instrucciones de su profesional médico para el buen control del nivel de azúcar en la sangre de su hijo.

¿Cómo puedo cuidar a mi hijo?

Cumpla con todo el tratamiento recetado por su profesional médico. Además:

  • Pregúntele a su profesional médico cómo cuidar del área infectada. Por ejemplo, su profesional médico le puede recomendar mantener el área infectada elevada sobre almohadas (por encima del nivel del corazón de su hijo) cuando su hijo está sentado o acostado para reducir la hinchazón y el dolor.

Pregúntele a su profesional médico:

  • Cómo y cuándo le informarán de los resultados de las pruebas de su hijo
  • Cuánto tardará en recuperarse
  • Si existen actividades que su hijo debe evitar y cuándo puede retomar sus actividades normales
  • Cómo cuidar de su hijo en el hogar
  • Ante qué síntomas o problemas tiene que estar alerta y qué hacer si su hijo los tiene

Asegúrese de saber cuándo debe regresar su hijo a revisión. No deje de acudir a todas sus citas con su profesional médico o para realizar pruebas.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir las infecciones?

  • Siga las instrucciones de su profesional médico para el buen cuidado de la piel y mantenga el nivel de azúcar en la sangre de su hijo bajo buen control.
  • Asegúrese de que su hijo nunca ande descalzo, ni siquiera en la casa. Aún los cortes pequeños pueden infectarse seriamente.
  • Examine la piel de su hijo al final de cada día para asegurarse de que no hay áreas enrojecidas, cortadas o raspones que pudieran infectarse.
  • Mantenga las vacunas de su hijo al día, como las vacunas contra la gripe. Pregúntele a su profesional médico si todas las vacunas de su hijo están al día.
Developed by RelayHealth.
Pediatric Advisor 2015.2 published by RelayHealth.
Last modified: 2015-02-13
Last reviewed: 2015-01-08
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©1986-2015 McKesson Corporation and/or one of its subsidiaries. All rights reserved.
Page footer image