Page header image

Traumatismo De La Cabeza: versión breve

(Head Injury - Brief Version)

¿Qué es un traumatismo de la cabeza?

La mayoría de las lesiones de la cabeza resultan en una simple lesión del cuero cabelludo y no dañan el cerebro. Aun las lesiones leves pueden resultar en chichones grandes debido al abundante suministro de sangre del cuero cabelludo. Por la misma razón, los cortes pequeños en la cabeza pueden sangrar mucho. Únicamente del 1% al 2% de los niños lesionados sufren fracturas del cráneo. Su hijo no ha tenido una conmoción cerebral a menos que se desmaye, actúe muy confundido o no recuerde lo que sucedió.

¿Cómo puedo cuidar a mi hijo?

  • Cuidado de la herida. Llame inmediatamente a su profesional médico si la piel está abierta y puede necesitar puntos. Lave los rasguños leves con agua y jabón. Aplique presión con un paño limpio (una gasa estéril si tiene) durante 10 minutos para detener el sangrado. Para cualquier corte pequeño, aplique una pomada con antibióticos (de venta libre) dos veces por día hasta que cicatrice. Para la hinchazón, coloque una compresa fría o una bolsa de hielo durante 20 minutos. Esto también reducirá el dolor.
  • Reposo. Aliente a su hijo a que se recueste y descanse hasta que todos los síntomas hayan desaparecido (o como mínimo durante 2 horas). No hay problema si su hijo quiere dormir. No tiene que tratar de mantenerlo despierto. Simplemente haga que su hijo duerma cerca de usted para poder controlarlo de vez en cuando.
  • Dieta. Sólo dé líquidos claros (a través de los que se puede ver) hasta que su hijo haya pasado 2 horas sin vomitar. Excepción: Los bebés pueden continuar amamantando o con fórmula.
  • Medicamentos para el dolor. Para el dolor administre acetaminofeno (Tylenol) o ibuprofeno (Advil), según sea necesario. Espere 2 horas para estar seguro de que su hijo no vaya a vomitar debido al traumatismo de la cabeza
  • Precauciones especiales. Observe de cerca los síntomas de su hijo. Haga esto por 1 día y una noche. Después de eso, vuelva a su rutina normal.

Llame al médico de su hijo de inmediato si:

  • La piel está abierta y puede necesitar puntos.
  • El dolor de cabeza se vuelve grave.
  • Vomita 2 o más veces.
  • Su hijo ve borroso o doble.
  • Su hijo se vuelve difícil de despertar o confundido.
  • Su hijo tiene problemas para caminar o hablar.
  • Los síntomas de su hijo empeoran de cualquier otra manera.
Written by Barton D. Schmitt, MD, author of “My Child Is Sick,” American Academy of Pediatrics Books.
Pediatric Advisor 2019.4 published by Change Healthcare.
Last modified: 2018-07-23
Last reviewed: 2018-07-13
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©1986-2018 Barton D. Schmitt, MD FAAP. All rights reserved.
Page footer image