Page header image

Encopresis sin estreñimiento (no han dejado los pañales)

(Encopresis without Constipation: Not Toilet Trained)

¿Qué es la encopresis?

Un niño que tiene encopresis se hace popó en su ropa interior o pañal en vez del inodoro.

¿Cuál es la causa?

La causa más común de encopresis de largo plazo es resistencia al entrenamiento para ir al baño en el inodoro. Muchos de estos niños también se niegan a sentarse en el inodoro o sólo lo hacen si uno de sus padres saca el tema y los llevan de la mano al baño. Cualquier niño mayor de 3 años de edad, de buena salud y que no esté usando el inodoro después de varios meses de adiestramiento, se considera que tiene resistencia a aprender a ir al baño. Aproximadamente 5% de los niños se niegan a usar el baño.

La causa más común de resistencia a aprender a ir al baño es que a un niño de carácter fuerte se le ha insistido o sermoneado demasiado. A algunos niños se los ha forzado a sentarse en el inodoro contra su voluntad, ocasionalmente por periodos prolongados de tiempo. Algunos han sido castigados por no cooperar. Muchos padres cometen estos errores, especialmente si tienen un niño de carácter fuerte. La mayoría de los niños menores de 5 o 6 años de edad que tienen encopresis simplemente están tratando de resistir la autoridad de los padres. Las sesiones de práctica, como las usadas en el adiestramiento para aprender a ir al baño, ya no servirán de ayuda. Su hijo, en vez, necesita asumir la responsabilidad de aprender a ir al baño y recibir algunos incentivos para motivarlo.

Cuando la encopresis aparece de golpe, la causa en general es que el niño tiene un nuevo estrés. El estrés puede ser una enfermedad física, como diarrea severa, o una tensión emocional, como el ir a un nuevo colegio. Cuando el estrés disminuye o desaparece, estos niños en general vuelven a controlar sus evacuaciones.

¿Cómo puedo ayudarle a mi hijo para que deje de hacerse encima?

Las siguientes sugerencias pueden ser útiles para los niños que sufren de encopresis crónica. Si su hijo se está resistiendo a mover el intestino y tiene estreñimiento, también necesitará darle medicamentos.

  1. Transfiera a su niño toda la responsabilidad por ir al baño. Su hijo decidirá usar el inodoro sólo después de que se dé cuenta que usted ya no está dispuesta a seguir su “juego de caprichos”. Tenga una última plática con su hijo sobre el tema. Dígale que su cuerpo produce "popó" todos los días, y que le pertenecen a él. Dígale que su "popó" quiere ir al inodoro y que su deber es ayudar que el popó salga. Para ayudarlo a funcionar independientemente, póngale ropa interior suelta o calzones de adiestramiento, pero no pañales ni calzoncitos desechables (pull-ups). Dígale a su hijo que lamenta haberlo castigado, haberlo forzado a sentarse en la bacinica o haberle insistido demasiadas veces. Dígale que de ahora en adelante ya no va a necesitar más ayuda de usted ni de otra persona.
  2. Deje de hablar del tema por completo. Deje de hablar sobre ir al baño cuando el niño esté presente. Finja que no le preocupa el tema. Cuando su hijo deje de recibir atención por no haber usado el inodoro, eventualmente decidirá usarlo para llamar la atención.
  3. Deje de insistirle que vaya al baño. Deje que su hijo decida solo cuando tiene que ir al baño. No le avise que tiene que ir al baño ni le Pregúntele si tiene ganas de ir. Su niño ya sabe la sensación que le viene cuando tiene ganas de hacer pipí o popó, y dónde queda el baño. Los recordatorios son una forma de poner presión, y la presión causa resistencia. Deje de hacer sesiones de práctica y no la haga sentarse en el inodoro contra su voluntad, porque esto siempre aumentará su resistencia. No acompañe a su hijo al baño ni se pare junto a él mientras esté sentado en la bacinica, a menos que se lo pida. Tiene que sentir el éxito de haberlo hecho solo, para después ir a encontrarla y contarle.
  4. Dele incentivos por usar el inodoro. Su tarea principal es encontrar el incentivo adecuado. Los incentivos especiales, como las golosinas predilectas o tiempo para ver un vídeo, pueden ser invalorables. Cuando su hija use el inodoro para mover el intestino, al principio no importa que le dé demasiados incentivos (por ejemplo, varios bocados). Recuerde que los incentivos funcionan mejor si se trata de algo que su hijo no recibe todos los días. Si quiere tener éxito, hágale a su hijo una oferta que no pueda rechazar (como ir a un lugar especial). Además aliéntelo en forma positiva, por ejemplo elógielo y abrácelo cada vez que use el inodoro. En los días exitosos, puede por ejemplo tomar 20 minutos más para jugar un juego especial con su hijo o llevarlo a su plaza favorita.
  5. Dele estrellas de premio por usar el inodoro. Compre un almanaque para su hijo y cuélguelo en un lugar visible. Ponga una estrella en el almanaque cada vez que use el inodoro. Mantenga un registro del progreso realizado por su hijo hasta que haya pasado 1 mes entero sin incidentes.
  6. Si su hijo nunca se sentó en el inodoro, trate de cambiar su actitud. Primero, dele opciones, preguntando si quiere usar el inodoro o la bacinica. Si elige la bacinica, no se olvide de ponerla en el cuarto que su hijo usa normalmente para jugar. Puede recordarle cordialmente a su hijo una vez por día, pero sólo si usted se da cuenta que claramente está evitando ir al baño. Puede decirle "Tu popó está tratando de salir de tu cuerpo e ir al inodoro. El popó necesita tu ayuda." Pídale jugar "a ver si tu popó puede salir antes de que suene la alarma", y ajuste la alarma de un cronómetro a 5 minutos. Deje que su hijo decida cómo responder a la presión que siente en el recto. Algunos niños necesitan ser recompensas pequeñas simplemente por sentarse en el inodoro y tratar de ir al baño.
  7. Use pañales y calzoncitos desechables (pull-ups) lo menos posible. Si su hijo se niega a sentarse en el inodoro, hacer popó en los pañales es siempre mejor que negarse a evacuar el intestino. (evite que su hijo se resista a mover el vientre). No obstante, no deje que su hijo use pañales todo el día. Póngale a su hijo ropa interior suelta o calzoncitos desechables para que tenga que decidir si usar el inodoro o pedirle un pañal cada vez que tenga ganas de hacer popó.
  8. Ayude a su hijo a cambiarse la ropa si se hace encima. No lo pase por alto. Apenas note que su hijo se hizo encima, límpielo de inmediato. Su papel principal en este programa es hacer cumplir la siguiente regla: "La gente no puede caminar con los pantalones sucios de popó". El cambio de pantalones tiene que ser una operación rápida y neutra, sin mostrar señales de enojo. Si su hijo se hizo popó, probablemente lo tenga que ayudar a limpiarse hasta que cumpla por lo menos 6 años. Si su hijo se niega a que lo cambien, haga que pase tiempo en su cuarto hasta que esté listo para aceptarlo.
  9. Pídale al personal del preescolar o de la guardería que use la misma estrategia. Pídale a la maestra o cuidadora de su hijo que lo deje ir al baño cuando quiera. Deje en la escuela o la guardería una muda limpia de ropa interior. Pídales que lean este folleto sobre los niños que se hacen encima. Verifique que todas las personas que cuiden a su hijo sepan cómo manejar la situación positivamente, sin castigar a su hijo por hacerse encima.

¿Cuándo debo llamar al profesional médico de mi hijo?

Llame durante el horario de consulta normal si:

  • Su hijo trata de no mover el vientre o se estriñe.
  • Su hijo tiene miedo de sentarse en la bacinica.
  • Su resistencia no mejora después de 1 mes de haber seguido estas sugerencias.
  • La resistencia no cedió por completo después de 3 meses.
Written by Barton D. Schmitt, MD, author of “My Child Is Sick,” American Academy of Pediatrics Books.
Pediatric Advisor 2015.2 published by RelayHealth.
Last modified: 2014-08-13
Last reviewed: 2014-06-10
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©1986-2015 Barton D. Schmitt, MD FAAP. All rights reserved.
Page footer image