Page header image

Asma: El humo del tabaco y su hijo

(Asthma: Tobacco Smoke and Your Child)

________________________________________________________________________

PUNTOS CLAVE

  • El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que causa tos, sibilancias, dificultad para respirar y opresión en el pecho.
  • Los niños asmáticos que viven en un hogar donde hay alguien que fuma tienen más problemas respiratorios, tienen que tomar más medicamentos y realizan más visitas a la sala de emergencia que los niños que viven en hogares donde no se fuma.
  • Evitar exponerse a estos desencadenantes puede ayudar a prevenir problemas para su hijo.

________________________________________________________________________

¿Cómo afecta el humo del tabaco a los niños con asma?

El asma es una enfermedad de los pulmones duradera (crónica). Causa sibilancia, tos, dificultad para respirar y opresión en el pecho.

Los síntomas de asma son causados por dos problemas distintos en las vías respiratorias.

  • Un problema es que los músculos de las vías respiratorias se tensan, lo cual da una sensación de opresión en el pecho y causa los silbidos.
  • El otro problema es la inflamación, la irritación y la mucosidad excesiva en las vías respiratorias.

Si su hijo tiene asma, los síntomas comienzan frecuentemente cuando se expone a un desencadenante. Los desencadenantes de asma pueden ser:

  • Ejercicio
  • Alergias, como al polvo, el polen, el moho o al pelo de animales
  • Algo que irrite los pulmones de su hijo, como el aire frío, el humo u olores fuertes, como el de la pintura o los perfumes
  • Medicamentos como la aspirina o los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAIDs, por sus siglas en inglés)
  • Una infección como un resfrío, la gripe o una infección de los senos nasales
  • Emociones fuertes o estrés
  • Indigestión, también llamada enfermedad por reflujo gastro-esofágico (GERD, por sus siglas en inglés). Si su hijo suele tener problemas con la indigestión ácida, puede que tenga más síntomas de asma, especialmente cuando duerme.

La aspiración de humo de segunda mano del tabaco, también llamado fumar pasivamente, causa daño en los pulmones de los niños.

El humo del tabaco irrita las vías respiratorias de varias maneras. El humo se compone de productos químicos y partículas muy pequeñas de cenizas que quedan en el aire mucho tiempo después de haberse ya apagado el cigarro, la pipa o el puro. Cuando un niño asmático aspira estos productos químicos y las cenizas suspendidas en el aire, sus vías respiratorias se irritan. Esto hace que los músculos que rodean las vías respiratorias se compriman, haciendo que el niño tenga más dificultades para respirar.

Los niños que respiran humo de segunda mano frecuentemente tienen síntomas como tos, jadeos y una sensación de opresión en el pecho. Incluso el olor a humo en la ropa puede desencadenar síntomas del asma en un niño con vías respiratorias sensibles. Los niños con asma no deberían permanecer en lugares donde haya humo. Nadie debería fumar en la casa, y nadie debería fumar en el automóvil en el que vaya a montarse un niño con asma.

Los niños asmáticos que viven en un hogar donde hay alguien que fuma tienen más problemas respiratorios, tienen que tomar más medicamentos y realizan más visitas a la sala de emergencia que los niños que viven en hogares donde no se fuma. Es menos probable que los niños que vivan en la misma casa que un fumador superen su asma cuando crezcan.

¿Qué puedo hacer para dejar de fumar?

La Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association) da los siguientes consejos:

  1. Fije una fecha para dejar de fumar.
  2. Elimine los cigarrillos, ceniceros, cerillas y encendedores de su casa, lugar de trabajo y automóvil.
  3. Tenga a mano un suministro de refrigerios de bajas calorías.
  4. Pase más tiempo en lugares donde está prohibido fumar.
  5. Dígales a todos que va a dejar de fumar.
  6. Piense en lo que va a hacer en vez de fumar.
  7. Si necesita ayuda, llame a un amigo.
  8. Considere la posibilidad de usar goma de mascar con nicotina o parches con nicotina. Los parches o chicles de nicotina lo ayudan a controlar sus deseos de nicotina. También puede pedirle a su profesional médico un medicamento bajo receta, como Zyban, para ayudarlo a dejar de fumar.
  9. Póngase en contacto con la Asociación Americana del Pulmón (American Lung Association) para obtener ayuda para dejar de fumar. El número de la oficina nacional es 212-315-8700.
Developed by RelayHealth.
Pediatric Advisor 2015.2 published by RelayHealth.
Last modified: 2015-04-09
Last reviewed: 2015-03-19
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
Copyright ©1986-2015 McKesson Corporation and/or one of its subsidiaries. All rights reserved.
Page footer image